Ocio y Cultura

Yerga

 

Paneles situados en el monte de yerga.

 

Flora y fauna del monte de Yerga (2,25 Mb)

 

Vista panoramica desde el monte de Yerga (2,09 Mb)

Sierra de Yerga, Peinando el viento. (Rutas turisticas por Yerga)

 

Portada 1 (362 Kb)

 

Portada 2 (399 Kb)

 

Hoja 1 (566 Kb)

 

Hoja 2 (616 Kb)

 

Hoja 3 (782 Kb)

 

Hoja 4 (804 Kb)

 

Hoja 5 (697 Kb)

 

Hoja 6 (839 Kb)

 

Hoja 7 (718 Kb)

 

Hoja 8 (706 Kb)

 

Hoja 9 (1.00Mb)

Gatun

 

Gatun: Video Presentación del parque Eolico de Gatún (47,16 Mb)

 

Ocón

Rutas Turisticas por El Valle de Ocón

 

Paisaje

El Valle de Ocón es un área de transición geológica por lo que en ella podemos encontrar gran variedad tanto de fauna como de flora, de la misma forma que los cambios en algunos momentos pueden llegar a ser bastante bruscos. Así el fondo del Valle está constituido fundamentalmente por margas y arcillas aunque también encontramos rocas detríticas de areniscas, arcillas y conglomerados.
La zona puede incluirse dentro del área mediterránea pero lo cierto es que la influencia atlántica es muy notable hasta el punto de que las precipitaciones son bastante frecuentes y mucho más abundantes que en el resto de las zonas colindantes, incluso la temperatura en este Valle es más baja de lo que correspondería a su situación. En realidad todo esto responde a las características generales de los Valles que por encontrarse cerrados se diferencian de las zonas que los rodean.

En el Valle de Ocón la vegetación se sucede de Norte a Sur y de menor a mayor altura y todo a partir de una vegetación puramente mediterránea, con matorrales bajos, nitrófilos (por la cercanía de los cultivos y de las poblaciones humanas) hasta llegar al hayedo como bosque clímax. Nos encontramos también tomillares, abundante aulaga y otras especies de tipo aromático. Los cultivos, como consecuencia de la disposición del terreno, se realizan sobre terrazas aunque actualmente muchos de ellos se han abandonado y son usados como pastizales. Hay a su vez numerosos arroyos cuyo curso queda marcado por los barrancos.
Este Valle de Ocón se encuentra dentro del entorno de la Sierra de Hez que se puede considerar como una continuación de la Sierra de Camero Viejo, cuya cresta sigue una orientación Suroeste-Noroeste y se difumina en el Valle.

Naturaleza

 

Es una sierra de cumbres redondeadas y de numerosos barrancos productos de la fuerte erosión como consecuencia de la deforestación. La máxima cota es Cabimonteros con 1388 m. de altura y la mayor extensión de tierra está formada por conglomerados, solo laderas meridionales más inferiores están formadas por margas y calizas. De la misma forma que en el valle las zonas más altas tienen mayor influencia atlántica mientras que en las partes más bajas la influencia es fundamentalmente mediterránea.
Los diferentes estratos y las antiguas utilizaciones del suelo diferencian en la sierra dos claras regiones. Una de sustrato cuarzoarenítico ácido con vegetación arbustiva de estepa y otra de conglomerados más o menos sueltos de naturaleza también ácida. El pastoreo, la tala masiva… han provocado algunas zonas un poco esteparias.
En general la característica fundamental de este entorno natural estriba en que si bien cuenta con características fundamentalmente mediterráneas la influencia atlántica se deja sentir en todos los sentidos. Por otro lado cabe destacar que el paisaje que este entorno forma es uno de los más bellos de la Comunidad Riojana y que se suma a su vez a la riqueza natural.
Parte del municipio está integrado en lo que recientemente la UNESCO ha catalogado como reserva de la biosfera (valles del Leza, Jubera y Alhama).

 

Declarado Reserva de la Biosfera en el 2003 por UNESCO, El Valle de Ocón y la Sierra de La Hez es un privilegiado enclave para las actividades de senderismo, paseos por la montaña y recogida de setas. Sus bosques, sus pueblos y sus cumbres ofrecen al visitante una red de rutas de fácil realización, aptas para todo tipo de visitantes, y de una belleza singular.
Existen cinco rutas por el Valle de Ocón y la Sierra de La Hez, diseñadas por Víctor Larrea (Geógrafo) señalizadas y recogidas en folletos con una amplia descripción del recorrido y todo lo que podemos encontrar en él.

 

La Villa de Ocón

1.- RUTA “LOS PUEBLOS”.  Recorre los seis pueblos que componen el municipio además del abandonado Oteruelo, completando un circuito desde la parte mas baja, Los Molinos, hasta la más alta, el Castillo de La Villa, recorriendo el Valle y sus cultivos, los barrancos y el piedemonte. Todos los años se organiza un paseo por esta ruta, ofreciendo a todo aquel que lo desee una buena oportunidad de tomar contacto con el Valle y sus enclaves monumentales más singulares. El recorrido tiene 17km, y un desnivel de 460 metros, y se completa en unas 4 horas a pie.

 

2.- “COGOTE EL ALTO Y LAS RUEDAS”. Este recorrido nos adentra en la sierra de La Hez, ascendiendo por bosques de hayas, pinos y rebollos, ascendiendo hasta los 1300 metros y ofreciéndonos un agradable paseo que une los pueblos de La Villa y Las Ruedas, además de las bonitas vistas desde la parte alta y los agradables enclaves que define el bosque. El recorrido íntegro, con salida y regreso en La Villa, suma unos 11Km, con un desnivel de 520 metros y un tiempo estimado de 2 horas y media.

Jaras, rebollos, hayas y pinos en Cabimonteros

 

Vista aérea del piedemonte

3.- “CABIMONTEROS Y CARBONERA”. Un poco más duro que el anterior, este recorrido nos lleva de nuevo a adentrarnos en la sierra de La Hez, bordeando bosques hasta culminar en sus cimas de hasta 1.500 metros, y en el pico Cabimonteros, y a disfrutar de unas hermosísimas vistas, primero hacia el norte (Valles de Ocón y de Jubera, sierra de Cantabria, Valle del Ebro) y después hacia el Este, donde encontraremos el precioso hayedo de Carbonera y el despoblado San Julián. 21 Km. de dificultad media, con un desnivel de 720 metros que nos llevará 4 o 5 horas terminar.

 

4.- “SAN VICENTE Y JUBERA”. Esta ruta nos lleva por los límites de la sierra hacia enclaves no menos interesantes como son el Valle de San Vicente de Robres, el Valle de Jubera, el Monte del Hoyo Arciso y las excelentes vistas que ofrece, y adentrarnos en una Zona Especial de Protección de Aves. Donde proliferan las colonias de buitres. El recorrido comprende 22Km, un desnivel de 688 metros y exigirá unas 4 o 5 horas para completarlo, con mayor dificultad que los anteriores.

Corrales de La Mata y dorso del Tejedo

 

San Vicente de Munilla

5.- “EL MIRADOR DE LAS ALPUJARRAS”. También de dificultad alta, este recorrido nos lleva bordeando la sierra hasta el Cabimonteros para luego descender por la vertiente sur hasta Arnedillo, pasando por enclaves tan interesantes como Santa Marina, el pueblo más alto de La Rioja, Peña Isasa, Peñalmonte y las Alpujarras Riojanas. Una variante de este es dirigirse hacia Munilla en vez de Arnedillo, lo que nos llevará a cimbrear por toda la sierra y disfrutar de los distintos paisajes que esta ofrece. La primera opción recorre 14 Km. con un desnivel de 445 metros y supone unas 3 horas de recorrido. La segunda, más dura, son 21 Km. con un desnivel de 754 metros y un tiempo de 5 horas.

 

Flora

Carrascal

La despoblación y el abandono de tierras de cultivo durante los últimos decenios, unido a la inexistente industrialización, han ayudado a que la vegetación original se encuentre en buen estado y en proceso de recuperación. El Valle de Ocón conserva magníficos ejemplos de carrascal mediterráneo, hayedos, bosquetes de rebollos, choperas y matorral mediterráneo.
La vegetación del Valle muestra una clara sucesión altitudinal desde las tierras bajas hasta la cumbre de Cabimonteros. De los tamarices de los llanos y zonas endorreicas de Ausejo pasamos a los actuales campos de cultivo con viñedos, almendros y olivos. Aquí la vegetación característica era antaño el carrascal, que en su degradación ha dado paso a coscojares, aulagares y tomillares.
Estos carrascales se conservan bien todavía a partir de Los Molinos, en Las Ruedas y La Villa. Por encima, seextienden los rebollares característicos que desde los 900 metros

ascienden hasta las cumbres de Sierra La Hez, allí donde el hayedo ha sido más degradado. Este último ocupa las vaguadas más húmedas y frescas, expuestas a los vientos húmedos y en umbría.
La masa de hayedo es todavía considerable. Lo encontramos hoy en las laderas septentrionales de Cabimonteros en los barrancos de Las Ruedas, San Julián, Carbonera y La Villa, así como en las occidentales de San Vicente de Robres.
En las cumbres aparecen repoblaciones de pino silvestre y laricio, que descienden por las laderas de solana y sotavento, mucho más degradadas y dominadas por un matorral monoespecífico, el jaral o estepa, al que suceden en un nivel inferior el aulagar y el tomillar con espliego.
Los suelos del municipio de Ocón y Cabimonteros están poco evolucionados a partir de sedimentos ácidos pedregosos. No obstante, en la zona baja del Valle aparecen suelos pardos calizos, lo mismo que al sur hacia Arnedillo.

Algunas especies

Tomillo Pino común Haya chopos coscojares
 

Fauna

Buitre volando

La fauna es muy variada, dada la extensión de la masa forestal. Entre las aves podemos observar el vuelo apacible de los buitres, que anidan en las peñas de la zona de Jubera y de Arnedillo, donde se encuentran dos importantes Z.E.P.A.S. Perdices rojas, abejarucos, trigueros, cogujadas, totovías, tarabillas, collalbas, buitrones, currucas, alcaudones reales, pardillos y mochuelos, entre otras muchas especies, hacen transcurrir sus vidas en los espacios más abiertos, allí donde los árboles no abundan.
Pero son precisamente los bosques de frondosas los que albergan la fauna alada más singular de la Sierra de la Hez. Así tenemos el halcón abejero, el camachuelo común, el carbonero palustre y la sorda o becada. Frecuentan la zona aves forestales como el cárabo, el zorzal charlo, los carboneros y herrerillos, el pinzón, el petirrojo, el arrendajo, los escribanos, el trepador azul, el azor, el ratonero, las águilas calzada y culebrera.

Además en el bosque encuentran cobijo y comida el jabalí, el corzo y el ciervo. Hay depredadores como tejones, zorros y otros mamíferos, como el gato montés, la jineta y la garduña.
Entre los anfibios: ranas, sapos y salamandras son observables en las balsas y charcas, así como reptiles como el lución, las culebras y víboras; esta última en ambientes más secos, soleados y pedregosos. Es interesante destacar la presencia del sapillo pintojo ibérico, desconocido para la mayoría y que frecuenta los arroyuelos de la montaña ibérica riojana. Hasta casi lo más alto de estas sierras sube, por ejemplo, el lagarto ocelado, típicamente mediterráneo. Lo mismo ocurre con las inofensiva culebra lisa meridional y lisa europea.

Algunas especies

Buitre Curruca Pinzon Jabalí Zorro